Te han regalado un dron y estás ansioso por probarlo. Pero, ¿conoces los límites legales para volar de manera recreativa? ¿sabes qué procedimientos seguir para que la sesión no tenga fallos y, en consecuencia, mejore la experiencia de esta? En este pequeño artículo encontrarás buenas prácticas a seguir para preparar tus salidas con RPAS para que sean seguras, eficientes y legales.

 

El mundo dron recreativo en España, aunque legal, debe ceñirse a unas estrictas normas. Si nos preocupamos de seguir y preparar nuestras sesiones bajo esta normativa, nos aseguraremos de que nuestro pilotaje sea legal a la par que provechoso para desarrollar nuestras habilidades como pilotos de RPAS.

Queremos remarcar que la naturaleza de los vuelos debe ser recreativa. Para volar de manera comercial, es necesario conocer y aplicar otras normas y cumplir con unos requisitos previos.

Hoy nos centraremos en la preparación del vuelo desde nuestra base de operaciones, es decir, desde el confort de nuestro hogar. Así que ¿qué excusa tienes para no tomarte esto en serio?

Veremos varias comprobaciones cruciales que nos permitirán salir de casa con todo preparado y estudiado de tal manera que podremos sacar el máximo rendimiento a la esperada sesión.

Preparación del vuelo

 

En la preparación de vuelo se incluyen todas las actividades que tienen como finalidad el estudio de las circunstancias que concurren en la sesión y en la adopción de las medidas oportunas para evitar errores e incidentes o accidentes. Para preparar una sesión de manera eficiente, segura y legal debemos tener en cuenta los siguientes factores:

Límites legales para operaciones recreativas

 

Real Decreto 1036/2017 del 15 de diciembre de 2017 relativo a la utilización civil de los sistemas de aeronaves no tripuladas, limita las operaciones recreativas a:

  • El dron, siempre al alcance visualdel piloto.
  • Nunca sobrepasar los 120 m de alturaen vuelo.
  • No volar en un mínimo de 8 km de cualquier aeropuerto, aeródromo o espacio aéreo controlado.
  • No es obligatorio el seguro de responsabilidad civil, pero es muy recomendable disponer de uno. El piloto será el responsable de los posibles daños que cause la aeronave.
  • El dron deberá llevar una placa identificativa ignífugafijada en la estructura que contendrá datos como el nombre del fabricante, el modelo, número de serie (si corresponde) y los datos de contacto del piloto.
  • Proteger el derecho a la intimidadde los individuos que pudieran aparecer en las imágenes captadas por el dron, y tener especial cuidado con su divulgación pública para no vulnerar la Ley de Protección de Datos.

Además, si el dron que vamos a pilotar tiene una masa de despegue autorizada o MTOW (del inglés máximum take of weight) inferior a 250 gramos, debemos saber que:

  • Puedes volar sobre aglomeraciones de personas, zonas urbanas o edificios, siempre que no superes los 20 metros de altura desde el suelo.
  • No puedes volar en Parques Nacionales, zonas de conservación de fauna, Reservas de la Biosfera, y demás espacios naturales protegidos.
  • Debes respetar la norma de no volar en un radio de 8 km de cualquier aeropuerto, aeródromo u otros espacios aéreos controlados.
  • Si tu dron lleva cámara, también tienes que tener cuidado en no vulnerar la Ley de Protección de datos y el Derecho al Honor e Intimidad de las personas.

Conoce el tipo de espacio aéreo donde vas a volar

 

En otras palabras: ¿se puede volar donde pretendes hacerlo? Es necesario realizar una validación del espacio aéreo en el que pretende desarrollar la sesión para asegurar que la operación aérea se ajusta a la normativa para.

Para este propósito, debemos usar el servicio de cartas aeronáuticas proporcionadas por Enaire (AIP ENAIRE) y paralelamente, se consultará la página drones.enaire.es. Esta última página es la que recomendamos para los pilotos amateurs.

Para que os hagáis una idea, buscáis el lugar donde pretendáis volar y depende del color en el que aparezca, tenéis luz verde para volar o no. SI aparece en rojo, no puedes volar. Si en contra aparece en amarillo, se trata de una limitación temporal; miramos las limitaciones y si no entran en conflicto con nuestros intereses, podremos operar sin ningún problema.

Comprobación del parte meteorológico

 

Una sesión con drones se verá gravemente afectada por el tiempo. Recomendamos volar siempre dentro de los límites marcados por el fabricante de cada plataforma. Con antelación, consultaremos no sólo si va a llover o no, también es crucial el tema del viento y el índice K:

  • Luvia: Una de las mayores amenazas para los drones. Aunque algunas plataformas soportan pequeñas cantidades de agua o incluso son waterproof, este fenómeno meteorológico puede venir acompañado de rayos.

Creednos cuando os decimos que tener un elemento volando en un escenario como el descrito, no es una buena idea. Una situación como la descrita pone en riesgo nuestra plataforma e integridad física. Aplicaciones para smartphone como windy o similares nos brindarán una información más que suficiente y con un margen de pronostico bastante decente.

  • Viento: Este si que puede ser el mayor enemigo de una sesión. El viento puede hacer que un placido vuelo se convierta en una pesadilla. Y más para un piloto con poca experiencia. Saber las limitaciones de nuestra aeronave, así como saber diferenciar los tipos de viento nos puede ayudar a reducir el índice de riesgo de la operación. La aplicación windy vuelve a ser de gran ayuda para este fenómeno.
  • Índice K: El índice geomagnético K cuantifica las alteraciones en la componente horizontal del campo magnético terrestre mediante un número entero en el rango de 0 a 9 (1 indica un período de calma y 5 o más indica una tormenta geomagnética).

Este índice es el responsable de posibles interferencias entre emisor y plataforma. No recomendamos volar con índices mayores de 4. Spaceweatherlive.com/es ofrece información actualizada y muy visual sobre este y muchos más temas.

Esta información la debemos consultar de manera periódica y aumentar la frecuencia a medida que nos acerquemos a la fecha de la salida. Saber esta información de antemano, nos permitirá desde adaptar nuestra vestimenta y plataforma a decidir si seguimos adelante con la misma o debemos pensar en moverla a otro día con condiciones meteorológicas más adecuadas.

Reconocimiento previo del terreno

 

Antes de salir de casa, podemos ver en qué condiciones se encuentra la zona donde pretendemos desarrollar nuestra sesión. Aplicaciones como Google street view son de gran ayuda para localizar posibles obstáculos o elementos peligrosos tales como rocas, palos o cables de cualquier tipo.

Si bien es cierto que las imágenes que nos ofrece este servicio no están siempre actualizadas, nos permiten hacernos una idea del estado del terreno en el que vamos a estar en breves.

Preparación del material

 

Para evitar dejarnos algún elemento importante, recomendamos redactar una lista o checklist de todo el material que pretendamos llevarnos: desde el propio dron, pasando por las baterías, indumentaria, identificación, … y todos aquellos elementos que encontremos relevantes. Seguir esta lista a rajatabla, nos ahorrará muchos “me lo he dejado en casa” o “pues ahora este elemento me iría de perlas”.

También queremos recordar que mantener nuestras plataformas en estado óptimo es esencial para aumentar su vida útil y un buen desarrollo de la sesión. En este artículo encontrarás qué elementos necesitas comprobar y cómo hacerlo.