El uso de drones puede reducir el impacto social y psicológico de estas situaciones ayudando en tareas cruciales como la logística, la esterilización y el orden público.

Después que la emergencia sanitaria y social mundial causada por el coronavirus COVID-19 haya sido declara la Cámara de Comercio Internacional (ICC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) pandemia, se requiere una acción efectiva e inmediata de los gobiernos, las personas y las empresas.

Todas las empresas tienen un papel esencial que desempeñar minimizando la probabilidad de transmisión y el impacto en la sociedad. La adopción de medidas tempranas, audaces y eficaces reducirá los riesgos de corto plazo para los empleados y los costos de largo plazo para las empresas y la economía.

En este escenario, los drones brindan opciones para facilitar una acción eficaz y libre de contagios para minimizar al máximo la propagación del virus e intentar reducir el impacto social y psicológico que un estado de cuarentena puede causar a la ciudadanía. Entre otras muchas cosas, los RPAS pueden y están ayudando en las siguientes tareas:

Uso de los drones en logística last mile de productos esenciales

Debido al alto poder de contagio del COVID-19, reducir al máximo los contactos persona a persona es la estrategia más eficaz para evitar la expansión del virus. Como los drones son inmunes a la infección, se convierten en un poderoso aliado capaz de entregar suministros médicos en un estado de emergencia como en el que nos encontramos.

Este tipo de operación de entrega “sin contacto” ha resultado muy útil en casos en que los centros sanitarios se encuentran lejos del foco de la infección. Un ejemplo claro lo tenemos en Ruanda y en Ghana, que con la crisis del ébola se las ingeniaron para hacer llegar medicinas a las poblaciones de más difícil acceso.

Un caso aún más reciente lo tenemos en China, que durante su estado de cuarentena por el coronavirus COVID-19, uso UAVs para abastecer hospitales de Wuhan. Según la empresa GPS World, el uso de drones acelera el transporte en un 50% comparado con el transporte terrestre.

Uso de los drones para la esterilización de grandes superficies

Una vez más, el poder de carga de los drones les permite en este caso incorporar potentes sistemas de aspersión de material desinfectante para así poder asegurar que todas aquellas infraestructuras críticas que tengan que ser usadas (estaciones de medios de transporte como trenes y autobuses, calles, …) estén libres de contaminación. De ese modo, las tareas cuotidianas que deben realizarse en la calle o requieran del uso de transportes públicos serán más seguras.

Uso de los drones para asegurar el cumplimiento del orden público

La alta movilidad de los drones y su capacidad de poder incorporar cargas de pago como cámaras térmicas con función radiométrica, cámaras de alta definición con potente zoom y potentes altavoces, los convierten en las herramientas de soporte ideales para controlar a transeúntes y tráfico de manera eficaz, rápida y sin contacto.

En Shenzhen más de 100 drones han sido usados para patrullar calles y identificar a personas que se estaban saltando el estado de cuarentena. También han sido usados para retransmitir información.

Aquí en España, por ejemplo, un día después de que el Gobierno proclamase que se decretaba el estado de alarma por la crisis del coronavirus COVID-19, varios ciudadanos hicieron caso omiso de las y se desplazaron a varias zonas verdes de Madrid. La Policía Municipal a utilizó drones para identificar, concienciar y disuadir al visitante para que regresara a su hogar.

Ahora, en situación de desescalada y desconfinamiento, los drones pueden ayudar a comprobar que se respetan las distancias de seguridad. Aunque el cumplimiento de estas medidas de seguridad son cosa de todos, los RPAS pueden ayudar a localizar y corregir a aquellas personas más despistadas.