Polinización con drones: ¿Fantasía o Realidad?

La polinización mediante UAVs (vehículos aéreos no tripulados) puede mejorar la media de polinización hasta en un 60%, complementando así el duro trabajo de las abejas y otros animales visitantes.

Un gran porcentaje del a producción mundial de productos alimentarios depende de la polinización mediante unos pequeños artrópodos: las abejas. Representan entre el 90% y el 95% de la población de insectos visitadores mundial.

Cada vez que una abeja recoge néctar o polen de una flor y se desplaza a otra para hacer lo mismo, realiza uno de los actos más importantes y beneficiosos para las plantas, la polinización. Pero, ¿es suficiente con el trabajo de estos insectos para poder asegurar la alimentación de una población que va en aumento y, en consecuencia, una necesidad de producción alimentaria mayor?

¿Por qué debemos usar los drones en la agricultura para la polinización?

Actualmente en el planeta Tierra viven 7,740 millones de personas. Los expertos estiman que para el 2050 morarán en la Tierra la friolera de 9,700 millones de personas. Este aumento de más del 25% implicará que, para poder sostener semejante nivel de población con los limitados recursos que tenemos, las técnicas de la industria alimentaria tengan que mucho más eficientes.

Es aquí donde entran los drones. La polinización mediante UAVs (vehículos aéreos no tripulados) puede mejorar la media de polinización hasta en un 60%, complementando así el duro trabajo de las abejas y otros animales visitantes.

¿Qué ventajas tiene el uso de los drones para polinizar cultivos?

La polinización mediante drones tiene una gran ventaja frente los métodos tradicionales. Si hace demasiado frío, calor o vientos muy elevados en el momento crítico de floración, los animales visitantes no pueden realizar un trabajo óptimo.

En consecuencia, las tasas de polinización pueden caer de manera drástica al igual que el rendimiento de la cosecha, apretando los precios de frutas, verduras y hortalizas y dañando el mercado.

Los límites meteorológicos para que un dron pueda realizar un trabajo de forma cómoda y segura son ampliamente menos restrictivos, permitiendo polinizar extensas plantaciones en el momento exacto.

¿En qué consiste la técnica de polinización de cultivos con drones?

La técnica usada para polinizar con RPAS (sistemas de pilotaje remoto de aeronaves) consiste en liberar una precisa nube de polen encima de las plantaciones en flor. El uso de estas plataformas permite al agricultor cubrir extensas zonas en muy poco tiempo para así coincidir en el momento de floración óptimo y obtener el máximo rendimiento de las cosechas.

Aunque esta solución no es tan precisa como el trabajo que pueda realizar una abeja (ellas visitan de manera individual cada flor, recolectando el polen y llevándolo a la siguiente) y puede resultar algo molesta para la gente que sufra algún tipo de alergia respiratoria, puede resultar una necesaria solución para poder conseguir mejorar los rendimientos de nuestra industria alimentaria.