La versatilidad de las plataformas dron, permite al agricultor de hoy aplicar productos fitosanitarios a sus cosechas de una manera eficiente, precisa y con un bajo coste.

 

Imagínate este escenario: después de pasar pocos minutos en la oficina preparando los parámetros de vuelo y de aspersión, llegas al campo y le das botón de start para que un dron de forma autónoma se encargue de aplicar productos fitosanitarios a la cosecha.

Parece cosa de magia, es demasiado bueno para ser verdad ¿no? Pues, aunque parezca ciencia ficción, este sistema es una realidad.

 

Los drones permiten al agricultor del presente, afrontar las necesidades del futuro.

 

El tratamiento de las cosechas con RPAS (del inglés remote piloted aircraft systems) es una práctica ampliamente utilizada en Asia. Además, el resto de autoridades relevantes en el mundo está abriendo poco a poco las puertas a un método de aplicación de productos fitosanitarios más rápido y eficiente.

En España por ejemplo ya está permitido utilizar los UAVs (del inglés unmanned air vehicles) para esta labor, convirtiéndose así en un referente en Europa.

 

¿ Qué pueden aportar los drones a la agricultura ? Seguridad, eficacia, flexibilidad y eficiencia.

 

El uso de esta tecnología tiene mucho sentido en las labores en las que el terreno no permita el uso de vehículos especiales de tierra, ya que evita el uso de los sistemas tipo mochila que pueden ser peligrosos para el usuario. O como mínimo esa era la idea al principio.

El mundo del dron está evolucionando tan deprisa, que con plataformas que son capaces de permanecer horas en el aire y levantar grandes cargas, que están quitando terreno a métodos más convencionales como el uso de avionetas o helicópteros.

El motivo es bien sencillo: por una fracción del coste de estos métodos más tradicionales, obtienes un resultado a medida, preciso y cómodo que no deja indiferente.

 

¿ Qué referentes tenemos de la aplicación de los drones en la agricultura ? Proyecos australianos y ingleses.

 

Para algún ejemplo, el organismo Great Lakes Council de Australia elaboró un programa con drones que aplicaban herbicidas para controlar el crecimiento de la planta invasora Bitou en zonas remotas o de difícil acceso.

En el Reino Unido el helecho que crece en laderas inaccesibles en zonas altas importantes para la producción de ovejas es el objetivo de los ensayos que lleva a cabo un consorcio de entusiastas de drones agrícolas y otras partes interesadas.

 

Aplicación de drones para combatir las plagas de insectos. Las herramientas precisas para el mañana.

 

Aparte del control de plagas, la silvicultura y otras aplicaciones especializadas, los drones tienen un gran potencial en la agricultura principalmente como la pulverización localizada y la focalización precisa de las plagas de insectos. Esto es debido a la gran precisión de estos sistemas que trabajan usando tecnología GNSS y RTK, que les dan un error de posición inferior a los 10 centímetros.