En esta entrada, ponemos a trabajar el dron de la nueva serie insignia del prestigioso fabricante chino DJI. Llevamos al RPAS Mavic 2 Pro hasta el límite para conseguir las conclusiones más ajustadas.

 

El DJI Mavic 2 Pro fue lanzado como parte de un doble lanzamiento junto a su hermano Mavic 2 Zoom en agosto del 2018. Aunque no se trata de la plataforma más novedosa del mercado actual, el Mavic 2 Pro sigue siendo el dron insignia tanto para uso recreativo como profesionales que necesiten capturar impresionantes imágenes aéreas con una plataforma fácilmente portable.

La serie Mavic tiene sus orígenes en 2016 con el lanzamiento del Mavic Pro, que supuso un punto de inflexión en el mundo de los drones plegables. Este tipo de drones están desbancando de manera clara al hasta la fecha rey de los drones consumibles, el DJI Phantom.

El Mavic 2 cuenta con un gran sensor capaz de realizar increíbles proezas fotográficas, combinado con la posibilidad de realizar vuelos inteligentes preprogramados.

El DJI Mavic 2 Pro está disponible desde el 23 de agosto del 2018, junto a su hermano el Mavic 2 Zoom. Debido mayoritariamente a una baja competencia, su precio de 1.499,00 € se ha mantenido estable des de la fecha. Sus extraordinarias especificaciones lo convierten en un rival con el que difícilmente se puede competir.

 

Especificaciones

 

A continuación, exponemos las características básicas de la plataforma:

  • Sensor: 20MP CMOS de 1’’.
  • Distancia Focal: 28mm.
  • Velocidad del obturador: 8 – 1/8000 segundos.
  • Apertura: f/2.8 – f/11.
  • Formato de vídeo: 4K MP4 y MOV, 10 D – Log M y 10 – bit HDR.
  • MTOW (masa máxima de despegue autorizada): 907 gramos.
  • Autonomía máxima: 21 minutos.

 

Diseño

 

El Mavic 2 Pro sigue per el camino pautado de su predecesor: un diseño compacto y plegable que permite una portabilidad máxima. Esto lo convierte en el dron plegable con el sensor más grande del mundo.

Su plegado es sencillo e intuitivo: sólo es necesario rotar los bracos delanteros y girar los traseros para tener la plataforma lista para despegar en menos de un minuto. En cada brazo, encontramos los rotores y unas hélices no fijas que acentúan el atributo portable.

El cuerpo principal de la plataforma es compacto y rectangular, con el gimbal montado en la parte inferior del frontal del dron. La posición de la cámara está muy bien pensada, pues al estar ligeramente levantada, no toca con el suelo permitiendo un despegue y aterrizaje sencillo.

Eso sí, recomendamos usar una plataforma de despegue tipo lona para aislar la potente pero pequeña cámara de humedades y posibles partículas en suspensión causadas por el trabajo de los rotores.

El control remoto también goza de un diseño plegable, con unas antenas que prácticamente desaparecen al ser plegadas y unos joysticks extraíbles con su propio lugar de almacenaje en el mismo emisor.

La parte inferior del mando se despliega para poder adaptar un teléfono móvil smartphone, elemento esencial para poder controlar esta aeronave (largo máximo del dispositivo 160mm, grosor máximo 8,5mm).

 

Puesta en marcha

 

Para encender el dron, es tan fácil como presionar el botón de la batería de vuelo inteligente y el radiocontrol con el siguiente patrón: un toque no sostenido y uno de sostenido hasta que el dispositivo que pretendamos encender emita un sonido.

Desde Inspectia & Control Services, recomendamos siempre encender primero el control remoto antes que la plataforma en sí para evitar posibles problemas. Una vez la plataforma está encendida, hará unas comprobaciones previas al vuelo: mirar el estado de batería, movimientos del gimbal, estado de la IMU, señal GPS, … .

Para poder controlar este dron, necesitaremos un smartphone con la aplicación DJI Go 4 app instalada. Esta aplicación nos permitirá tener acceso a los datos de telemetría, visualización de la cámara, así como configuración de la plataforma.

Esta potente e intuitiva aplicación nos permitirá despegar tan rápido como el dron haya hecho todas sus comprobaciones previas al vuelo.

La interfaz de esta app, nos permite el acceso directo a las 11 funcionalidades más usadas. Es necesario recalcar que estas funcionalidades son customizables, como por ejemplo el control de la cámara, para que cada piloto consiga exactamente lo que quiere.

 

Performance

 

Volar el DJI Mavic 2 Pro no podía ser más sencillo. Esto es gracias, en gran parte, a su modo de vuelo vía GPS que mantiene al dron en el sitio, evitando que este se mueva por causa del viento o de la inercia. Además, cuenta con medidas de seguridad extra como sensores anticolisión omnidireccionales que ayudarán tanto al piloto avanzado como al principiante a no estrellar la aeronave.

Es necesario que el usuario preste la máxima atención al pilotar pues, aunque estos sensores son punteros y eficaces, no reducen a cero la posibilidad de accidente. En un funcionamiento óptimo, los sensores al detectar un objeto, muestran señales visuales y auditivas que te hacen saber de un inminente peligro de colisión.

En el papel, el Mavic 2 Pro es capaz de volar hasta un máximo de 31 minutos. Si queremos que las baterías tengan una larga vida útil, no deberíamos agotarlas tanto si es posible. Manteniendo un 30 % de batería restante, el Mavic 2 Pro es capaz de volar durante aproximadamente 25 minutos. La velocidad máxima a la cual puede desplazarse es de 72 kilómetros por hora.

Además de estos aspectos técnicos, el Mavic 2 Pro viene con numerosos modos de vuelo inteligente pensados para obtener concretos de la manera más sencilla posible. En estos modos de vuelo, el dron controla la translación y el movimiento de la cámara para conseguir videos suaves y fluidos.

Estas funcionalidades son idóneas para los pilotos que aún están aprendiendo el arte del pilotaje pues se pueden conseguir resultados muy profesionales con simplemente apretar un botón. Estas funcionalidades son: el Timelaplse ( e Hyperlapse), Quicksot o captura rápida, Active Track o seguimiento, Point of Interest (POI) o punto de interés, TapFly o toca y vuela, y por último Cinematics o cinemática.

Además, cuenta con modos de captura de imágenes estáticas muy interesantes como el Singel Shot o captura única, Burst Mode o ráfaga, HDR, AEB, HyperLight o modo noche, Interval, y por último panorámicas con diferentes posibles configuraciones.

El Mavic 2 Pro tiene tres modos de vuelo que pueden alternarse usando la app o el control remoto. El modo trípode (T) hace que los movimientos del dron sean más fluidos y suaves. El modo posicionamiento (P) se caracteriza por usar el sistema GPS para mantener una posición lo más estática posible de la aeronave. Por último, el modo sport (S) hace que los controles sean mucho más sensibles y que la aeronave alcance su velocidad máxima más rápido.

 

Calidad de imagen

 

La calidad de imagen del Mavic 2 Pro es muy buena siempre y cuando no la comparemos con una cámara réflex o sin espejos. La mayoría de drones cuentan con sensores similares a los que puede tener el teléfono móvil medio, pero esta plataforma goza de un sensor de 20 megapíxeles de una pulgada de la marca Hasselblad. Esto hace que las imágenes capturadas con el Mavic 2 Pro estén más cerca de las cámaras compactas premium que a las que obtiene la competencia.

Aun así, sigue teniendo problemas como el ruido de la imagen, visible incluso con una ISO de 100. Este hecho, aunque no tira por tierra la plataforma, sí que implica que al intentar exprimir al máximo la cámara, tendremos elevados niveles de ruido que harán que la imagen pierda calidad. Aun así, la calidad de imagen es suficientemente buena para la mayoría de requerimientos.

La distorsión es mínima, pero la desviación del color es visible junto con un elevado contraste. Este problema, pero se soluciona con un clic con un editor de imágenes en formato RAW. Este dorn permite registrar imagenes en formato DNG para poder hacer esto. En el caso de no disponer de dicho software, también existe la posibilidad de guardar directamente las imágenes en formato JPEG.

Otra característica destacada del dron a parte del sensor de 28 mm, es la posibilidad de ajustar la distancia focal para obtener una apertura de f/2.8 a f/11. Eso significa que no solo puedes controlar la exposición y la profundidad de campo, sino que también puedes realizar capturas con apertura y obturador en modo automático o manual. Esto es particularmente útil comparado con una apertura fija ya que elimina la necesidad de usar fuertes filtros o realizar cambios en pleno vuelo si varia la luz ambiente.

Las opciones de video ofrecen opciones para todo el mundo, ya seas un completo principiante o un profesional que está mirando de incorporar una plataforma capaz de capturar imágenes en formato RAW.

La resolución de los vídeos capturados por el Mavic 2 Pro será en 4k a 24/25/30 p, a 2,7k a 24/25/30/48/50/60 p, y a FullHD 1920×1080 a24/25/30/48/50/60/120 p. Esto significa que tenemos incluso la posibilidad de grabar a cámara lenta. La única pega que tiene, es que solo podemos grabar en 4k con una frecuencia de 30p. Aún así, para la mayoría de usuarios (incluso profesionales) esto no significará un problema.

 

Conclusiones

 

Esta plataforma ofrece algo para todos. Ya seas un completo novato o un profesional, el dron DJI Mavic 2 Pro es una potente y altamente portable plataforma con especificaciones sin precedentes.

Además, su avanzado sistema de sensores combinado con los modos de vuelo inteligentes preprogramados lo convierten la herramienta idónea para principiantes.